Saltar al contenido
Enforma10

Entrenamientos

Antes de ver cualquier entrenamiento tienes que tener en cuenta a que objetivo va dirigido: existen entrenamientos de todo tipo, para perder peso, para ganar masa muscular, para mejorar la resistencia y un largo etcétera.

Pero no te preocupes, en enforma 10 tenemos todo tipo de entrenamientos, puedes verlos a continuación

Tipos de entrenamiento

¿Por qué el entrenamiento debe ser específico?

Porque depende de lo que estés buscando. Los objetivos de cada uno son personales e intransferibles. Cada uno tiene sus propios objetivos, sus ideal de belleza y su prototipo de cuerpo perfecto.

Así que si tu objetivo es estar delgada, tu entrenamiento será muy diferente al objetivo del chico que quiere ponerse fuerte. Por este motivo el entrenamiento debe ser específico, porque tiene que ir enfocado al objetivo que deseas alcanzar. Por ejemplo, entrenar mediante fullbody o cualquier otra rutina weider tradicional

Por esto os recomendamos que elijáis el entrenamiento que mejor se adapte a vuestras necesidades y objetivos.

¿Qué es el entrenamiento funcional?

El entrenamiento funcional es aquel tipo de entrenamiento que está pensado y realizado para cumplir con un objetivo preestablecido.

El entrenamiento funcional es el entrenamiento que busca alcanzar un objetivo

Para ser más claros, imagina un fisioterapeuta que trabaja con algún obrero que haciendo sus funciones, se lesiona. Y el fisio diseña un entrenamiento para que el trabajador aprenda la mejor postura para levantar cargas pesadas y así no lesionarse de nuevo. Eso sería un entrenamiento funcional, porque busca y persigue un objetivo.

¿Cómo puedo planificar entrenamientos?

El primer paso para planificar bien el entrenamiento tanto a corto, medio y a largo plazo es marcarte unos objetivos. Por ejemplo es importante saber qué quieres mejorar y cuantos meses y semanas vas a dedicarle a este objetivo.

La planificación del entrenamiento se debe dividir en tres grupos:

Macrociclo: es el ciclo total que va a durar nuestro entrenamiento. Generalmente de una temporada o un año.

Mesociclo: la planificación mensual que vas a llevar de tu entrenamiento. Es la parte más importante y la que supone un punto de inflexión a la hora de lograr nuestras metas o no.

Microciclo: es la planificación semanal de nuestro entrenamiento y nos será de crucial importancia a la hora de seguir nuestro progreso y poder adaptar el objetivo según el progreso que vayamos obteniendo.

Antes de preparar el entrenamiento

Antes de prepara el entrenamiento hay que tener en cuenta varios principios básicos:

  1. Cada persona es un mundo: Es muy importante que a la hora de preparar el entrenamiento tengas esto en cuenta. No tienes por qué levantar el peso que tu amigo/a levanta en el gimnasio, puede que para estimular tu musculo necesites mucho menos. Sobre todo si estás empezando en el gimnasio.
  2. El cuerpo se adapta al entrenamiento: El cuerpo se acostumbrará a tu entrenamiento y al cabo de unas cuantas semanas con los mismos ejercicios día tras día el cuerpo se acostumbrará y si sigues con la misma dinámica de entrenamiento te estancarás. Es importante que vayas incluyendo ejercicios diferentes semana a semana (o cada dos semanas), para darle al cuerpo estímulos diferentes.
  3. Descansar es fundamental: Descansar cuando realizas un entrenamiento es fundamental para que el cuerpo pueda reponerse y seguir entrenando con energía. Además, el músculo cuando crece es cuando estás descansando, que es cuando se reparan las fibras musculares. Dale descanso al cuerpo.
  4. La constancia es la clave: Parece un cliché, pero no lo es. Es muy importante ser constante porque solo así acabarás viendo progresos. Los progresos se ven en el largo plazo. No te asustes ni te desmotives si no ves progreso en 3 meses. El cuerpo no funciona así. Además también es importante porque cuando no entrenas, todo lo que has ganado lo pierdes progresivamente en el tiempo. Pero cuantos más meses entrenes, más tiempo tardará el cuerpo en perder el progreso. Es decir, si quieres mantener el músculo, sigue entrenando. Sé constante.
  5. Volumen e intensidad: Es muy importante el volumen de peso y la intensidad con las que vamos a trabajar en el gimnasio. Y ésto porque en función del objetivo que busquemos, nuestra intesidad y nuestro volumen de carga variarán. Por ejemplo, si buscas ganar fuerza puedes hacer un plan de 4 semanas donde vas aumentando el peso semanalmente pero mantienes intacta la intensidad, y luego puedes ir bajando el peso en las siguientes semanas de forma progresiva. Asegúrate de estar trabajando con un volumen de peso y una intensidad del ejercicio adecuados a tu objetivo.
  6. Técnica: La técnica es otro de los puntos de vital importancia a la hora de conseguir resultados. Debemos trabajar con un volumen de peso que nos permita realizar la técnica del ejercicio de forma adecuada. De lo contrario, estaremos estimulando músculos diferentes o no estimulando de forma correcta nuestros músculos y además estaremos aumentando el riesgo de sufrir lesiones. Haz siempre los ejercicios con una técnica correcta.

Otros consejos para preparar el entreno

Como decimos, a la hora de preparar el entrenamiento no es lo mismo si eres una persona con cierta experiencia en el gimnasio y llevas varios años entrenando que si eres una persona que acaba de empezar a entrenar o quiere empezar a ir al gimnasio.

Cómo planificar el entrenamiento según el volumen: Con volumen nos referimos al número de días que tenemos que entrenar, las series que tenemos que realizar por día de entreno y las repeticiones que tenemos que realizar por ejercicio. Esto cambiará según si la persona es alguien experimentada en el gimnasio o no o según la etapa del entrenamiento en la que esté (volumen o definición) o según su objetivo: si quiere ganar flexibilidad, capacidad aerobica, fuerza o perder peso.

Tener en cuenta el perfil del atleta: Llevamos insistiendo durante un buen rato sobre este punto, pero sólo porque es realmente importante. Para poder organizar bien un entrenamiento tienes que analizarte y ver en qué condiciones físicas te encuentras para poder evaluar bien a qué intensidad debes trabajar (es decir, que peso debes mover, para que objetivos estás trabajando, etcétera.

Para ilustrar este punto un poco mejor, puedes comenzar por ver las diferencias entre cómo debería ser la planificación del entrenamiento para dos casos completamente diferentes y opuestos:

¿Quieres perder peso? Muy bien, establece los kilos que quieres perder a la semana y al mes y hazte la dieta que vas a llevar semana a semana. Y apunta, cada semana, las mejoras que has ido alcanzando semana a semana.

¿Tu objetivo es ganar músculo? Perfecto, fija el tipo de entrenamiento que vas a llevar semana a semana y la dieta (una dieta hipercalórica, que son las que se emplean para ganar músculo) y proponte el reto de aumentar 3 kilos de músculo en 4 meses, por ejemplo. Luego, los siguientes 4 meses planéalos para perder la grasa que has aumentado en este período y y ajusta tu dieta a una dieta hipocalórica (que se basa en la restricción de kcalorías diarias para bajar de peso de forma saludable) y adapta tu entreno para no perder el músculo conseguido en los últimos 4 meses.